ME LLAMO LUCY BARTON. ELIZABETH STROUT

Lucy, la protagonista, se encuentra en un hospital y lucha por recuperarse de una enfermedad que la ha mantenido bastante aislada del mundo. Narra su propia historia, sus miedos, anhelos.... adentrándose a través de la palabra (es escritora) en zonas del pasado lejano (fundamentalmente en su vida en el seno de una familia de clase muy baja que atravesaba grandes dificultades económicas).
Su soledad hospitalaria se ve interrumpida por la visita y cuidados de su madre durante cinco días. Es un hecho importante puesto que no mantenían una relación fluida y este encuentro les permite rememorar anécdotas, analizar situaciones y hablar de personas; palabras que se entrelazarán con los silencios de ambas y les harán saber un poco más de sí mismas, sus miedos y su relación desde el pasado. Anécdotas intrascendentes que permitirán reflexiones más profundas sobre el matrimonio, los hijos, las relaciones familiares, las convenciones o las pequeñas decisiones que nos van marcando en la vida.
Es un libro de capítulos muy breves, intensos, directos y que tienen el mérito de sugerir mucho más de lo que nos están diciendo. Una escritura sanadora, casi tanto como esas palabras dichas entre madre e hija en unas conversaciones que las arropan mutuamente; a pesar de que intuimos que hay también, y hubo, una falta de comunicación por la incapacidad de expresar adecuadamente todos los sentimientos contradictorios con los que a veces nos enfrenta la vida.
El dolor por experiencias pasadas, los miedos, los traumas y por encima de todo una constancia del amor a la familia independientemente de variadas circunstancias que no nos agraden presiden gran parte del texto.
Me ha atrapado la sensibilidad con la que está escrito por Elizabeth Strout (autora que era para mí desconocida) en Duomo Nefelibata.  

0 comentarios:

Blog
DesordenadasLecturas
de
Beatriz González López
gonlobea@gmail.com

Bruk


Buruktawit

Buscador

Entradas antiguas

Seguidores

Traductor